Carta a mi hermana fallecida

Hace algunos años una parte de mi corazón y de mi familia se apagó para siempre junto contigo hermana. Allá donde estés; allá hacia donde te dirijas parte de nosotros irá contigo.

Una hermana es para cada una de las personas que componen una familia, alguien único, esencial y, en cierto modo, sangre de su sangre, espíritu, alma y esencia de su ser. Es insustituible, irremplazable. Cuando partiste nuestra familia cambió… para siempre.

Fue un injusto final, injusto el momento, para una mujer tan joven, casi una niña, llena de vida, sueños, planes… futuro. Personalmente, ha sido muy muy duro, y me he revelado por décadas al hecho. A medida que te escribo esta carta, quiero soñar y pensar que tú hermana, ya no estás en ese cuerpo sin vida.

Nunca lo había expresado, pero casi a diario te hablo en mi mente, con la esperanza que me escuches y sepas que te admiraba y amaba entrañablemente. A veces, he sentido tu presencia calma, y a veces inclusive tu temor cuando estabas muriendo. Pero claro, no lo comento para no alterarlos.

Rezamos como locos y desesperados, no parece que nuestros ruegos sean suficiente como para que tal milagro suceda… ¿será que Dios no tiene piedad?, ¿será que solo nos queda resignarnos ante tan brutal realidad?, ya que, inexorablemente a todos y cada uno de nosotros nos llegará el momento de la verdad, de la muerte, y deberemos enfrentarlo con una mezcla de valentía, temor, angustia, tranquilidad, desesperación y finalmente resignación.

Te llevaré conmigo a lo largo de mi vida como hasta ahora, y aunque no pueda volver a verte u oírte, o conocer a tus hijos, sentiré tu legado; tu bondad, tu alegría, tu amistad, tu cariño, tu buen hacer.

Tu marcha nos une en un gran círculo de seres que más te han querido, para seguir recordándote y amándote.

Sí… hermana mía… estoy muy pero que muy orgulloso de ti. No puedo controlar mi pena al pensar en ti, solo disimularla. Pamela… tenías aún tantas cosas que vivir.

Hermana mía… espérame…esperanos; nos volveremos a encontrar. Mientras, abraza a los míos que están contigo, y cuida de nosotros los que quedamos, desde donde estés porque tu madre y hermanos te necesitan…aunque a veces no lo sepan.

Pamela; hasta pronto, descansa…y que Dios te sostenga y cobije.


Anuncios:

Poema Categoria: Poemas a Fallecidos, Cartas

Comentarios para "Carta a mi hermana fallecida "

Subscribete a este post comentarios rss o trackback url

Déjanos tus comentarios

 Nombre*

 Email* (no será publicado)

 Sitio Web (opcional)


Nota: Sus comentarios serán vistos por el moderador para luego ser mostrados. Gracias por su comprensión

Música/Audio

Busqueda Personalizada


Ultimos Poemas Agregados

Anuncie aquí

Fuentes Gratis - freefonts100.com Sponsors Sponsors Sponsors

Micro Poemas de Amor

Consejos y Amor

Horoscopo de Hoy

Publica en Poemayamor

Ultimos Comentarios